La estrategia de Resiliencia es una oportunidad para innovar y transformar, para crear soluciones según su contexto, capacidad y prioridades locales; que vaya más alla de la adaptación a los impactos y tensiones, la estrategia debe apuntar a la transformación del contexto actual hacia una visión resiliente a corto, mediano y largo plazo.

 

Una estrategia de resiliencia no es una guía fija sino un documento dinámico que debe rehacerse continuamente para el enriquecimiento de la ciudad, por lo tanto la estrategia es única para cada ciudad.