La identificación de las áreas de descubrimiento surge a través del proceso de consulta con actores en múltiples sectores, con base en los resultados de las herramientas de percepción, y al inventario de acciones. Son las mayores oportunidades para construir resiliencia y es el trabajo a profundizar durante la Fase II del proceso (que iniciará a principios de 2017).

De igual forma, en el proceso de desarrollo de la estrategia de resiliencia en las ciudades, se identifica la necesidad de fortalecer las sinergias entre los actores, fomentando el desarrollo de una estrategia inclusiva. Esto se logra mediante la incorporación de elementos transversales que promueven interacciones más coordinadas y a su vez más comprometidas. Ejemplos de elementos transversales que han sido identificados en otras ciudades resilientes son la construcción de resiliencia en zonas específicas y a nivel comunitario, la atención a grupos vulnerables, la educación y la comunicación, el enfoque humano, la inteligencia territorial o la atención a los co-beneficios.

En Ciudad Juárez se identificaron las siguientes áreas de descubrimiento y elementos transversales: